Ventajas y desventajas de un subwoofer inalámbrico

A la hora de elegir un sistema de sonido para tu hogar seguramente pensarás en si es mejor con cable o inalámbrico. El no tener cables te aporta más versatilidad y los fabricantes prometen la mejor calidad y fiabilidad pero, ¿es así realmente? Te desvelamos cuáles son las posibles ventajas y desventajas de instalar un subwoofer inalámbrico. Después, la decisión es tuya.

Instalación casi sin cables

La ventaja más evidente de los altavoces inalámbricos es que no requieren cables de audio, que molestan en el salón y rompen la estética a menos que realices una costosa instalación tras la pared. Aunque no están exentos de cables por completo, ya que al ser inalámbricos tienen su propio amplificador, con una fuente de alimentación.

A pesar de ello, un subwoofer inalámbrico se puede colocar en cualquier lugar del salón con más facilidad que los cableados. Es necesario tener un enchufe de corriente, pero se evita tender una línea de varios metros de cable desde el amplificador, por ejemplo para colocarlo tras el sofá. Si esto es lo que quieres, una caja de graves inalámbrica es tu mejor opción. Pero si vas a colocarla en línea con el televisor, una configuración básica propuesta por la mayoría de fabricantes, los cables tienen menos importancia.

Configuración y manejo

En cuanto a sus funciones avanzadas y su configuración, un subwoofer inalámbrico no tiene por qué aportar ventajas sobre los sistemas con cable. Muchos sistemas autoamplificados, con y sin cables, incluyen ruedas y conmutadores para ciertas funciones. Esto puede permitirte un ajuste más fino o ciertas capacidades avanzadas, pero si debes levantarte del sofá cada vez que necesites cambiar sus ajustes, ya no es tanta ventaja.

 

Por ello, lo mejor es realizar un ajuste inicial más neutro y recurrir a la configuración y ecualización del reproductor al que está conectado el subwoofer. Al fin y al cabo, este es el que gestiona el sonido de todo el sistema, y te permitirá equilibrar mejor el funcionamiento de todos los elementos. Además, los mejores equipos permiten ajustar desde su interfaz ciertos parámetros para aprovechar mejor las características de las cajas de graves y mejorar el efecto surround.

Calidad de sonido

Este ha sido siempre el argumento de más peso para optar por un subwoofer por cable, ya que las tecnologías inalámbricas de hace unos años se veían afectadas por problemas de ancho de banda e interferencias. Pero los códecs de transmisión de audio de alta calidad actuales garantizan que el sonido se envía sin modificaciones a los altavoces.

Encontrarás subwoofers inalámbricos de todos los rangos, por lo que lo importante es revisar las especificaciones sobre rango de frecuencias, distorsión armónica, número y dimensiones de los drivers de graves y calidad de fabricación. En los sistemas inalámbricos es fundamental que el amplificador y su fuente de alimentación sean de alta calidad. Además, como ocurre con los subwoofer pasivos, es muy importante el material de la caja y su diseño, algo que influye directamente en la fidelidad de sonido y en los niveles de distorsión. Eso sí, esto influirá en el tamaño del altavoz y, por supuesto, en su precio.

Saturación de señales

La mayoría de sistemas inalámbricos tienen ciertas desventajas potenciales inherentes a su propia tecnología, sobre todo si se emplea la red local del hogar para la conexión entre el reproductor y los altavoces. Actualmente existen diferentes protocolos de comunicaciones inalámbricas que garantizan una transmisión de sonido de alta calidad y latencia mínima o “nula”. Pero no dejan de ser tecnologías de radiofrecuencia, que pueden verse afectadas por interferencias en la transmisión de la señal.

Esto se debe a que en los hogares hay cada vez más dispositivos conectados que emplean WiFi o Bluetooth, “contaminando” el espectro de radiofrecuencias. Además, en las viviendas aledañas también suele haber otras redes en funcionamiento, que complican más la situación. Frente a esto, algunas marcas optan por crear redes independientes específicas para los altavoces, en la que sólo se transmite la información de audio y control. Empleando bandas de frecuencias menos usadas en las redes domésticas, y gracias a estos nuevos estándares de codificación y transmisión inalámbrica, los resultados son muy buenos.

Pero ten en cuenta que, según cuál sea el fabricante de tu reproductor o receptor AV, podrías verte “secuestrado” por la marca. Porque algunas han ideado sus sistemas inalámbricos para que funcionen mejor (o solo) con sus propios productos. En muchos casos no significa que no puedas conectar otros altavoces, pero cuando se trata de sistemas con redes WiFi o Bluetooth propias, es casi seguro que tendrás que recurrir al mismo fabricante para tener toda la funcionalidad que esperas.

Más graves para sonido surround

Un subwoofer es un complemento para un sistema de altavoces más completo, como un Home Cinema o una barra de sonido, ya que su misión es solo reproducir las frecuencias más bajas del espectro audible. La configuración de la mayoría de equipos es de tipo 2.1, 3.1, 5.1 o 7.1, pero actualmente, con la proliferación del Hi-Res Audio y de los estándares Dolby Atmos y DTS:X, se ha creado un tercer nivel para un sonido tridimensional. Y los reproductores AV más modernos ya empiezan a incluir salidas para configurar sistemas 5.1.2, 7.1.2 y más complejos.

Aunque existen equipos que incluyen amplificadores con todas estas salidas, muchos fabricantes están recurriendo a las tecnologías inalámbricas para aportar más versatilidad. Esto permite instalar los altavoces con más libertad y con una distribución más personalizada. Si estás construyendo tu Home Cinema partiendo de un amplificador específico, al que vas a conectar altavoces adquiridos por separado, te interesa valorar la opción de poner un subwoofer inalámbrico.

Aunque con muchos de estos equipos también tendrás una salida adicional para un subwoofer por cable. Todo depende de dónde quieras colocarlo y de tu presupuesto. Especialmente si quieres poner un sistema compatible con los nuevos estándares de sonido surround 3D, ya que la calidad del subwoofer tendrá un papel clave en la creación de un sonido espacial de alta fidelidad.

Cuestión de precio

Cuando se trata de sistemas de sonido de alta calidad, el precio es un factor a tener en cuenta. Porque, más allá de otras consideraciones, los subwoofer inalámbricos de gama alta son sensiblemente más caros que de conexión cableada. Mucho más si se comparan con cajas de graves no autoamplificadas. Por ello, si lo que más te interesa es la máxima calidad de graves, y si tu amplificador cuenta con salida de bajos de alta potencia, una buena opción es optar por un subwoofer pasivo de alta calidad, que te proporcionará una mejor experiencia de sonido por un precio más bajo.

ACERCA DEL AUTOR