Pantallas interactivas OPTOMA CREATIVE TOUCH SERIES 3 Y 5

¿Por qué estas pantallas interactivas son una herramienta verdaderamente disruptiva en los entornos formativos y de empresa?

.-.—

Hasta hace no mucho tiempo, la tecnología en las salas de reuniones o en las aulas de los colegios brillaba por su ausencia. En ambos casos, una pizarra de más o menos dimensiones era prácticamente la única herramienta de la que se servía el orador para ofrecer sus explicaciones a los oyentes, siempre atentos estos a un contenido plano, sencillo (incluso insulso) y sin posibilidad de ningún tipo de interactividad durante esas tediosas reuniones o formaciones.

Sin embargo, con el tiempo se fueron introduciendo nuevos dispositivos de visualización de imágenes, desde las grandes pantallas de los proyectores, que podían verse prácticamente desde cualquier rincón, hasta, más recientemente, los dispositivos que de manera inalámbrica permitían compartir la pantalla de un ordenador con el proyector o monitor, evitando así tener que lidiar con el cableado que discurría por medio de la sala.

COMO UNA TABLET GIGANTE

Esa ha sido, en esencia, la evolución tecnológica de las salas de reuniones y aulas en los últimos 30 años. Pero faltaba un producto realmente innovador que consiguiera revolucionar el uso de la tecnología. Optoma, fabricante especializado en soluciones de gran display, presenta ahora sus nuevas pantallas interactivas Creative Touch series 3 y 5, que se erigen como herramientas disruptivas en esos ámbitos.

¿Y qué tienen de revolucionario? Para empezar, su gran formato (en cada serie hay tres modelos, 65, 75 y 86 pulgadas. Y en segundo lugar, su sistema Android integrado que, junto con la interactividad, hacen que funcione como una tablet gigante. Así, el usuario puede realizar anotaciones en ellas, hacer presentaciones de todo tipo de documentos e interactuar con ellos, aparte de permitir a los asistentes el interactuar también sobre el documento presentado, entre otras cosas.

 

APLICACIÓN TEAMSHARE

La aplicación TeamShare, de Optoma, es el centro de control de la pantalla interactiva. En ella se abre un lienzo blanco por defecto (podemos cambiar el color o incluso abrir plantillas precargadas), en el que podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación. Hay un pequeño menú de herramientas que podemos desplegar para ver todas las posibilidades, entre ellas dibujar, crear formas en 2D y 3D, incrustar objetos como dibujos o PDFs , hacer trazos rectos o crear un contenido como si de la película Minority Report se tratase. Junto con la pantalla se incluye un lápiz, aunque también es posible utilizar directamente nuestros dedos (soportan hasta 20 puntos simultáneos). Esto facilita que varias personas trabajen sobre el mismo lienzo a la vez. Por otra parte, todo el contenido que se genere, se puede compartir fácilmente mediante un código QR, así como grabar o exportar a un tipo de fichero especial para continuar con la presentación en otra pantalla interactiva.

APLICACIÓN TAPCAST

La aplicación TapCast, asimismo de Optoma, es otra maravilla que nos facilita las cosas en los entornos empresariales cada vez más colaborativos. Lo que nos permite es conectarnos a la pantalla desde cualquier dispositivo, ya sea una tablet, el smartphone, un portátil o un PC, y visualizar la presentación como si de un monitor secundario se tratase. Por ejemplo, en un aula con 30 estudiantes, una pantalla de 65 pulgadas podría quedarse pequeña para los últimos de la fila. Pues con TapCast estos alumnos son capaces de acceder al contenido de la pantalla desde su propio dispositivo. Y lo mejor de todo es que, además, ellos mismos podrían hacer anotaciones o generar contenido desde sus PCs a la pantalla principal.

En el entorno empresarial, esta aplicación con la pantalla de la serie 5, permite que hasta seis personas puedan compartir la imagen de su PC en la pantalla principal.

Es importante tener en cuenta que para poder utilizar la funcionalidad completa de Tapcast se debe adquirir el módulo Wifi, que se vende por separado y cuyo importe es inferior a 50 €. De no adquirirse se perderían muchísimas funcionalidades de la pantalla.

GESTOR DE ARCHIVOS Y VIDEOCONFERENCIA

Otras aplicaciones que incluyen estas pantallas interactivas son un gestor de archivos, que nos da la opción de conectarnos a nuestras cuentas en la nube, como Google Drive, Dropbox o Microsoft One Drive, y el Open Office, para abrir archivos de Office de cara a presentarlos o incluso editarlos.

El Optoma Market Place se añade como un repositorio de las aplicaciones más utilizadas ordenadas por categoría. Por ejemplo, las de videoconferencia como Zoom o Microsoft Teams estarán en el apartado de productividad. Se trata de otro de los grandes usos de estas pantallas interactivas. Y es que, conectando un sistema de videoconferencia a través de uno de sus puertos USB, dispondremos de un completo sistema de videoconferencia que también podemos utilizar para colaborar sobre presentaciones o documentos, aunque nos encontremos en otra parte del mundo. Imagínate diseñar el prototipo de un producto en China y poder ver, en tiempo real, las modificaciones que se van realizando durante una presentación mediante videoconferencia desde España.

Igualmente es posible instalar nuestras aplicaciones preferidas con formato apk en los monitores, siempre y cuando sean compatibles. Los monitores cuentan con una ranura especial para conectar un PC llamado OPS (PC en formato ranura), también de Optoma. En este caso, seleccionaríamos la fuente del OPS como un dispositivo más y podríamos instalar Windows, por ejemplo, para tener un PC táctil en formato gigante, incluidas todas sus aplicaciones que queramos ejecutar.

Como ya dijimos al principio, Optoma lanza estas pantallas en tres tamaños, 65, 75 y 86 pulgadas, y en dos series, 3 y 5, cuya principal diferencia reside en los mercados a los que están enfocadas. Así, la serie 3 se orienta más al mercado de educación al tener unas características en procesador y capacidades algo inferiores a la serie 5, más adecuada para el mercado empresarial.

ACERCA DEL AUTOR