Muebles con subwwoofers integrados, llega la última tendencia

Lo cierto es que los subwoofers no suelen ser elementos muy discretos ni, muchas veces, son los más estéticos de una instalación estéreo 2.1 o de cine en casa. Suelen ser voluminosos, difíciles de camuflar y, sin embargo, imprescindibles para poder disfrutar correctamente de los mejores graves. Por eso, los fabricantes están redoblando su imaginación para encontrar una solución estética. Una de éstas puede ser que que, en Dinamarca, ha comercializado Clic, un fabricante de muebles que ha presentado una amplia gama de muebles con diferentes funciones y objetos, como subwoofers integrados, para lo que se ha asociado con Lyngdorf, la conocida empresa danesa de dispositivos de alta fidelidad.

Los muebles Clic vienen en forma de módulos rectangulares, ofrecidos también en diferentes colores aplicados en forma de laca. Estos módulos se fijan a la pared o descansan sobre pies metálicos, nuevamente con diferentes propuestas.

subwwoofers integrados

Existen muchas posibilidades para integrar estos muebles, como por ejemplo utilizar puertas acústicas que oculten los altavoces sin obstaculizar la salida del sonido; soportes integrados en forma de plataforma giratoria; armarios con el tamaño adecuado para almacenar los vinilos; bases de carga integradas para dispositivos móviles (altavoces como el Sonos Move o smartphones); pequeños receptáculos para dispositivos como el iPad y, por supuesto, recortes en la forma para integrar el subwoofer.

The Clic Wall, un sistema súper discreto 2.1 o 2.2 con subwoofers integrados

Esta asociación de Clic, con Lyngdorf, permite ocultar un subwoofer BW-2. Para ello, se ha realizado una abertura redonda en la base del módulo. La caja de instalación está boca abajo para que el altavoz pueda difundir el sonido de la forma correcta.

Las dimensiones corresponden perfectamente al BW-2, pero también puede servir para cualquier caja con un altavoz de 20 o 25 cm. Clic especifica, por otra parte, que se debe evitar una plataforma giratoria de vinilo en el módulo que aloja la caja.

subwwoofers integrados

 

En concreto, este subwoofer BW-2 de Lyngdorf es un dispositivo de alto ancho de banda con diseño minimalista (por lo que no perderíamos nada al «esconderlo» dentro de un armario Clic) con un rango de frecuencia que llega hasta los 800 Hz en modo «bypass», permite colocarse en vertical o en horizontal y dispone de dos modos de entrada. El modo «Line in», permite utilizarse con amplificadores y procesadores convencionales, teniendo un rango de frecuencia de 25 a 200 Hz. Al igual que con los subwoofers normales, tiene control sobre el nivel, el rango de frecuencia y el ajuste de fase.

El otro modo necesita de un amplificador de audio Lyngdorf, con el que se pueden omitir los filtros internos, consiguiendo que el rango de frecuencia suba a esos 800 Hz, y dando la posibilidad de utilizar el BW-2 como un woofer de límite para elevar el rendimiento del sistema.

Este gabinete también se puede combinar con los pequeños altavoces de pared Lyngdorf MH-2 para crear un sistema 2.1 o 2.2 realmente discreto sin comprometer el rendimiento. Lyngdorf llama a esta configuración The Clic Wall.

Disponibilidad y precio

La desventaja de esta curiosa solución tal vez sea su precio, entre 3.500 y 4.000 euros , sin incluir las cajas acústicas de Lyngdorf.

ACERCA DEL AUTOR