MQA. El códec de moda

MQA (Master Quality Authenticated) es una especificación de audio digital que, desde su adopción por Tidal para sus archivos con calidad Master, está haciendo correr ríos de tinta, tanto a favor como en contra. En palabras de sus creadores, MQA logra lo que parece imposible: sonido con calidad de estudio en un archivo lo suficientemente pequeño como para transmitir.

En otras palabras, usando MQA 44,1kHz se puede entregar un sonido equivalente a 96 kHz. Y a una velocidad de datos de CD, MQA es mejor que lo que se puede obtener hoy día con formatos a 192 kHz. El objetivo es poner en manos del oyente la calidad Master de la grabación original, pero con un archivo tan pequeño, que es totalmente adecuado para su transmisión por streaming y para descargas.

Un poco de historia.

 MQA Fue lanzado en 2014 por Meridian Audio, y actualmente es propiedad de MQA Ltd, que fue fundada por Bob Stuart, co-fundador de Meridian Audio. En el Consumer Electronics Show de Las Vegas en enero del 2015 se puso a prueba de los visitantes y logró el apoyo de varios servicios de descargas, servicios de streaming, fabricantes de sistemas de reproducción y sellos discográficos. En 2016 los servicios que proporcionan música codificada en MQA fueron certificados para llevar la marca del logo oficial de la industria para «Hi-Res Music». En 2017 se firman varios acuerdos de licencias, y en 2018, MQA lanza «Live», un servicio virtual diseñado para preservar la calidad original de las presentaciones en vivo. La reproducción esta disponible en cualquier dispositivo, pero sólo dispositivos compatibles con el códec de MQA pueden acceder «a la calidad completa».

¿Qué es MQA?

En realidad, MQA no es algo muy diferente a cualquier otro códec. Se puede definir como un método para capturar y almacenar digitalmente grabaciones de audio maestras originales que da como resultado archivos lo suficientemente pequeños y optimizados para descargarlos o transmitirlos, evitando los sacrificios en términos de calidad sonora que tradicionalmente se asocia a los archivos comprimidos. Técnicamente, se define como un conjunto de especificaciones para la grabación, archivo, recuperación de archivos y distribución eficiente de audio de alta calidad. Ha sido diseñado por Bob Stuart y Peter Craven y su desarrollo corre a cargo MQA Ltd.

El postulado en que se basa MQA es que, al combinar las estadísticas de señales musicales con métodos modernos en la teoría de muestreo y los conocimientos de la neurociencia humana, se puede convertir de manera más efectiva la música analógica en digital y nuevamente en analógica. Dado que tiene un marco conceptual de referencia diferente, MQA es una filosofía más que ‘solo un códec’.

Tecnología de MQA

 MQA se basa en investigaciones de neurociencia auditiva, codificación digital y en la percepción del sonido de alta calidad.

Usa una tecnología de plegado “Origami” (toma su nombre del conocido arte japonés de plegado de papel) que crea un archivo de distribución MQA único, compacto, eficiente y transmisible sin restricciones de reproducción, que se puede usar para descargar o transmitir y disfrutar en muchas situaciones diferentes, incluyendo dispositivos móviles, en el automóvil, en un PC, con un sistema Hi-Fi y otras posibilidades.

El archivo MQA se puede desplegar completamente para recuperar el sonido exacto de la vista previa del estudio utilizando un decodificador completo.

Para añadir a este esquema básico elasticidad y conveniencia, el despliegue puede llevar a cabo paso a paso, permitiendo una serie de etapas de calidad intermedia, cada uno de los cuales se puede previsualizar en el estudio y ser autenticado.

Como norma general, los decodificadores MQA se despliegan automáticamente hasta donde el hardware lo permite.

Eso significa, en la práctica que puede haber diferentes niveles de reproducción de archivos MQA, desde los que llevan a cabo sin decodificador, hasta la que se produce con un decodificador completo MQA.

Modos de reproducción

Sin decodificador: No se necesita un decodificador para disfrutar una calidad de sonido estándar, superior incluso a la de CD audio. Cualquier reproductor multimedia capaz de reproducir archivos FLAC (que son casi todos) pueden reproducir archivos MQA con este método.

Autenticada: Si el hardware está limitado a reproducción con un bitrate único (44.1 o 48 kHz) el decodificador prepara la señal para ofrecer la máxima calidad de sonido a partir de conversor DA genérico. Estos dos modos de reproducción no llevan a cabo ningún tipo de despliegue.

MQA CORE (Decodificador básico MQA): El primer despliegue de Origami recupera toda la información directa relacionada con la música y la pone a disposición para salida analógica o digital a 88,2 o 96 kHz.

La calidad del sonido es superior a la que se lleva a cabo sin decodificador o con decodificadores autenticados, pero inferior a la de un decodificador ‘Completo’.

Decodificador completo (Decodificadores completos MQA): Proporciona la calidad de sonido más alta posible, e incluye autenticación de flujo, despliegue de Origami a Core y un despliegue posterior, con gestión y compensación DAC específicas a la plataforma.

MQA Renderer (Renderizador MQA): Es un nuevo tipo de dispositivo que puede tomar una señal precisa a nivel de bit de un decodificador Core y completar el despliegue final en su contexto analógico. Aunque un renderer MQA indicará “stream lock”, no será capaz de decodificar un flujo MQA ni de autenticarlo.

Están disponibles para aplicaciones móviles (como auriculares o amplificadores portátiles).

Un sistema complejo

Como hemos visto, MQA es un sistema complejo, y los archivo que generan pueden reproducirse de muchas formas diferentes, con diferentes calidades de sonido. Si no sabemos las características específicas del dispositivo que estamos utilizando, podemos desconocer que nivel de despliegue disfrutamos y si la calidad que obtenemos es la máxima.

¿Cómo disfruto MQA?

Puede ser la pregunta del millón, pero es la primera que nos debemos hacer, ¿Dónde obtengo música MQA? La respuesta más fácil es: Tidal. De hecho, no nos equivocamos si decimos que esta plataforma es la responsable de la popularidad del formato, gracias a que ofrece una gran parte de su catálogo musical en calidad Master MQA. Hay alguna más, pero Tidal es para nosotros la referencia, y la más aconsejable.

También hay algunas tiendas de música que ofrecen música descargable en MQA, como HIGHRESAUDIO.

Para reproducir esta música, sirve en principio cualquier reproductor o dispositivo estándar, pero en ese caso, sin ningún despliegue, y limitados a la mínima calidad de sonido que se puede obtener.

Si queremos mayor calidad, y no tenemos hardware dedicado, podemos usar Media Players por software, que ofrecen tecnología MQA integrada que optimizan la calidad del sonido y autentican la procedencia de los archivos. Hay tres mediaplayers compatibles muy conocidos, Audirvana, Amarra y Roon. Estas aplicaciones no solo pueden usar la tecnología MQA a archivos locales, sino que también se pueden conectar a la cuenta de Tidal, y permitir disfrutar de la oferta de la plataforma en MQA.

Si lo que se busca es un dispositivo físico dedicado que permita disfrutar de la calidad completa de estudio de MQA hay una gran variedad de dispositivos compatibles.

Comenzando por los más sencillos y móviles. LG tiene disponibles una amplia gama de smartphones que son compatibles con MQA, como el LG G8S, LG V50 o LG V30+.

Un paso adelante lo logramos utilizando reproductores portátiles, pequeños dispositivos dedicados a reproducción musical capaces de lograr una calidad impresionante. FiiO tiene en catálogo el espectacular M15, con soporte completo MQA, además del M11 y el M11S. Onkyo y Pioneer también tienen en su oferta reproductores portátiles con tecnología integrada MQA capaces de proporcionar calidad de audio master. Onkyo ofrece el Granbeat, mientras que de Pioneer podemos encontrar el XDP-30R, y algunos mas en sus respectivas gamas de productos móviles.

Si hay una gama de productos donde MQA tiene su acomodo típico es en los DACs. Estos dispositivos se encargan de decodificar la señal MQA, dejando en manos del usuario el resto de los componentes del equipo de audio, de forma que el resultado final puede ser ajustado, en calidad y precio, a los requisitos del usuario. Hay una gran variedad de ellos, ifi tiene en su catálogo el hip-DAC, que puede realizar el despliegue completo de los archivos MQA, y es muy económico, y también el más sofisticado Pro iDSD. Otras muchas marcas tienen excelentes representantes, como el Audiolab 8300CDQ, el Moon 780D, el M33 de Nad, Pro-Ject DAC Box RS2, Teac NT-505, Krell Vanguard Universal o el M2Tech Young MKIII.

Los streamers en red son otro tipo de dispositivos que, por su esencia puramente digital se llevan muy bien con los archivos MQA. Monitor Audio tiene en su catálogo el IMS-4, que se une a propuestas como el Pioneer N-70AE, el Onkyo NS-6170, Teac NT-505 o Technics SU-G30.

Hay otras categorías de productos que también pueden implementar tecnología MQA. Se puede encontrar, además de los mencionados, en amplificadores integrados, preamplificadores, altavoces, barras de sonido, reproductores de CD e incluso sistemas de automatización doméstica.

 Conclusión

MQA tiene como objetivo ser el máximo en codificación de música, poniendo a disposición del usuario la calidad master de la grabación original. La filosofía de su funcionamiento es buena, puesto que permite disfrutar de una excelente calidad de sonido incluso cuando se reproduce desde dispositivos estándar que no implementan la tecnología. El sistema de “despliegues” con calidades diferentes permite usar dispositivos con diferentes costes, hasta llegar a la máxima calidad posible, con el despliegue final.

La tecnología se muestra muy apropiada para los usuarios, pero tiene opiniones en contra sobre todo de músicos y artistas, que ven en los partners tecnológicos un intento más de monopolizar los rendimientos de su trabajo, basado en la centralización, el bloqueo y la especulación. Pero esa ya es otra historia.

ACERCA DEL AUTOR