Mazda y Bose cumplen 30 años de colaboración mutua

1991 es el año en que estos dos grandes de la industria comenzaron a colaborar. El modelo con que lo hicieron: el Mazda RX-7 de 3ª generación.

Y desde entonces, esta colaboración no ha dejado de dar sus frutos, incorporándose en muchos de los modelos de esta marca de automóviles las mejores soluciones de sonido, cada una de ellas llenas de innovación y calidad.

El objetivo está muy claro. Si se combinan el placer de la conducción con un sonido que procede de un equipo de alta calidad, el fruto es una excelente experiencia tanto para el conductor como para sus acompañantes.

Cuando la empresa japonesa Mazda Motor Corporation comenzó a trabajar en su modelo Mazda RX‑7 FD, decidió que uno de los equipamientos que quería añadir al vehículo era un sistema de audio que estuviera a la altura del coche en el que trabajaban. Rápidamente se fijaron en el sistema Acoustic Wave Cannon de Bose y los equipos de ingenieros de ambas compañías comenzaron rápidamente a trabajar sobre ello. En realidad la tarea fue complicada puesto que necesitaban acortarlo para adaptarlo a las dimensiones del vehículo, con lo que se perdía calidad sonora. Al final, el sistema consiguió adaptarse con mucho éxito y desde entonces el compromiso entre las dos firmas de crear más modelos con una excelente prestación de audio sigue tan vivo como en el primer día.

 

Ambos equipos han conseguido solucionar desafíos complicados

Y eso que se han enfrentado a retos que a priori parecían especialmente complejos, como es el caso de conseguir un sonido envolvente en el Mazda MX-5, un modelo descapotable mítico de la marca y que ofrecía el desafío de todos los descapotables: Conseguir una alta calidad de audio cuando circulan con la capota bajada. La solución también llegó gracias a la colaboración entre los dos equipos que idearon un control automático de ecualización que se encargaba de adaptar el volumen según la posición de la capota y con unos altavoces UltraNearfield integrados en los reposacabezas de los asientos. Además, la tecnología de compensación de ruido AudioPilot de Bose se encarga de chequear el entorno acústico de forma constante y ajusta, de forma inmediata y automática, la reproducción de audio según el ruido que se vaya percibiendo.

Mazda MX-5

Mazda MX-301, un modelo donde los graves suenan muy potentes

Y ahora, tras estos 30 años, las soluciones innovadoras siguen apareciendo, como en el Mazda MX-301, donde los altavoces de graves aparecen situados en las esquinas de las rejillas del parabrisas. Esto permite bolsillos de puertas más amplios y una mejora en el sonido que ahora se reflejan en el suelo y el mamparo. Además, un subwoofer adicional en la parte trasera, ecualiza las bajas frecuencias en todo el habitáculo.

Es muy seguro que ambas firmas continuarán ofreciendo a los usuarios un excelente sonido mientras disfrutan de la conducción durante otros muchos años.

ACERCA DEL AUTOR