Banco de pruebas: Sonos Roam altavoz portátil

El desarrollo de productos de audio de la marca mantiene un altísimo nivel de calidad, que en este caso de este modelo Roam, es más pequeño del fabricante, se traduce en un producto ultra portátil con la misma sofisticación de prestaciones y que ofrece una experiencia sonora excepcional para el usuario.

La calidad sonora de este pequeño altavoz es comparable con la de alguno de sus hermanos mayores, como el Sonos One. La tecnología de audio de Sonos se refleja en una experiencia de entretenimiento sonoro Premium, pero en esta ocasión con la máxima movilidad.

Al experimentar con este altavoz ultra portátil, tanto desde pistas de sonido del móvil por Bluetooth como a través de streaming de calidad, Tidal, por la red WiFi, se disfruta de un audio auténtico, natural, que ofrece calidad y potencia con altas prestaciones de movilidad y conectividad. Además, la resistencia al uso en intemperie, con su certificación IP67, es un plus para cualquier usuario que esté pensando ya en el verano en la piscina, el campo o la playa.

Diseño

Desde que lo he sacado de su caja me ha gustado su aspecto y su tacto, la ergonomía para usarlo con una mano y, como en todos los productos de la marca, la sencillez de manejo. Está bien construido, con acabado sólido y resistente pero con gracia. Su forma triangular y el diseño discreto permiten que sea fácil de transportar. El modelo probado, en color blanco lunar, combina con cualquier diseño de hogar. También está disponible en negro.

Para dotar al altavoz de resistencia sin perder elegancia, haciéndolo resistente al polvo y totalmente impermeable, tiene una certificación de resistencia IP67. Un detalle importante es que en la parte larga tiene unas diminutas patas de silicona, que facilitan su colocación tumbada, mientras que la silicona que recobre los extremos más pequeños facilita su colocación segura en vertical y además sirve para proteger al Sonos Roam en caso de una caída fortuita.

Prestaciones

Como no podía ser de otra forma en un dispositivo para llevar fuera de casa, ofrece una amplia autonomía para su tamaño y potencia, de hasta diez horas. Pero conviene no olvidarse de cargarlo después de un tiempo sin uso, porque pierde un 10% de carga diario, es decir, en 10 días te quedas sin batería. Se puede cargar con el cable USB-C suministrado, o mediante un cargador inalámbrico magnético personalizado de Sonos, que se vende por separado. Nosotros lo hemos probado con un cargador inalámbrico Qi de los que usamos para los móviles, y la carga ha sido rápida y perfecta.

Con el diseño descrito y la posibilidad de colocar el altavoz en posición horizontal o vertical, se hacía necesario un ajuste automático para reconocer su propia posición y emitir el sonido de la mejor forma posible, para lograr esa calidad sonora que ofrece. Sonos ha desarrollado para este modelo una arquitectura acústica de gran precisión, para que ofrezca un sonido con la claridad, la profundidad y la amplitud que se puede esperar de un altavoz más grande y un ajuste Trueplay automático, disponible tanto en modo Bluetooth como en WiFi, por lo que Roam siempre está listo para ofrecer el mejor sonido posible en cualquier sitio, reconociendo el entorno de la sala donde está emitiendo el sonido.

Otro aspecto que me ha gustado de este altavoz es su nivel de potencia sonora sin perder calidad, sin distorsión. Es una pena que el fabricante no ofrezca datos de la potencia o el tamaño de los controladores que integra, pero lo importante es el nivel que alcanza, apoyado por los dos amplificadores de clase H integrados. Estos apoyan el trabajo del tweeter y el controlador de medios, y el conjunto ofrece un sonido excelente con los ajustes realizados por grandes profesionales del mundo de la música y el cine, que garantizan la fidelidad del sonido como sus creadores los compusieron.

Los micrófonos que integra son de largo alance y facilitan la interactividad con los asistentes de voz. Además se puede apagar el micrófono con un pulsador físico en la zona de los controles, en un lateral, donde también está el control de volumen, play y pausa.

Emparejar el Roam con un One ha sido tan fácil como abrir la aplicación e indicar que quería hacerlo. Rápido y sencillo, para lograr una reproducción estéreo muy satisfactoria. Y aunque es obvio, cuando te desplazas por la casa de un piso a otro o por el jardín, el sonido llega sin interrupciones. Lleva una función nueva que permite pasar el sonido de un altavoz a otro solo con mantener pulsado el botón de reproducción/pausa del altavoz, para pasar la música al altavoz más cercano del sistema. Así es más fácil que nunca pasar la música de una habitación a otra. Gracias a esta conectividad sin interrupciones también puedes escuchar tu contenido favorito mediante Bluetooth en todo el sistema.

Es un gran producto, con prestaciones excelentes y calidad sonora superior a lo que se puede esperar de su tamaño. Una compra muy recomendable, sobre todo si se tiene ecosistema Sonos.

VALORACIONES ON OFF

Construcción 5

Diseño 5

Calidad sonora 5

Prestaciones 5

Calidad / Precio 5

A DESTACAR

Gran calidad sonora a un precio razonable

Compatibilidad con aistentes de voz

Instalación sencilla y rápida

Ecosistema potente de Sonos con el resto de productos de la marca

FICHA TECNICA

Altavoces: Un controlador de medios y un tweeter

Amplificación: Dos amplificadores clase H

Conectividad: WiFi 802.11b/g/n/ac hasta 5 GHz, Bluetooth 5.0 y AirPlay 2, más USB-C para carga

Ecualizador: Ajustable en graves agudos y volumen

Autonomía: 10 horas reales de reproducción

Resistencia: Certificación IP67

Dimensiones / Peso: 168x62x60 mm / 430 gramos

P.V.P.: 179 €

Distribuidor: www.sonos.com

ACERCA DEL AUTOR