BANCO DE PRUEBAS: Musical Fidelity M3scd+M3si

Proponemos a continuación un conjunto formado por dos electrónicas de contrastada musicalidad firmadas por una de las marcas que durante más tiempo se han identificado con el High End británico de alta relación calidad/precio.

Recuerdo casi como si fuese ayer cuando llegó a nuestro país el A1, un amplificador integrado estereofónico particularmente asequible firmado por una marca llamada Musical Fidelity cuya principal particularidad era que entregaba 20 vatios continuos por canal en Clase A pura. Sí, han leído bien: Clase A pura. No se puede negar que el aparato sonaba divinamente… cuando sonaba, claro, porque todo en sus circuitos iba tan forzado –traducción: que el sobre dimensionamiento inherente a toda electrónica con funcionamiento en Clase A pura verdaderamente bien diseñada brillaba por su ausencia- que lo de freír tal o cual componente estaba a la orden del día. ¡Vamos, que el A1 fallaba más que la famosa escopeta de feria!

PVP 2.598 euros (conjunto)

Por fortuna, los ingenieros de la ya veterana compañía británica aprendieron la lección y sus desarrollos futuros hicieron gala de una fiabilidad drásticamente mejorada. De hecho, durante unos 7 años tuve en casa una etapa de potencia estereofónica A370, imponente en sonido aunque con una estética y una ejecución algo toscas (cuando la señal de red hacía el tonto el transformador de alimentación empezaba a zumbar perceptiblemente) y de la que guardo un grato recuerdo porque la verdad es que nunca falló pese a calentarse considerablemente cuando estaba metida en faena.

Pues bien: después de una ausencia relativamente corta –aunque precedida por una distribución bastante mejorable- en nuestro país, Musical Fidelity vuelve con fuerza coincidiendo con su adquisición por Audio Tuning, empresa matriz de la potente Pro-Ject Audio Systems. Un regreso que certificamos con la evaluación del conjunto formado por el amplificador integrado estereofónico M3si y el reproductor de discos compactos M3scd.

Dos genuinos representantes de la “clase media” del “sonido inglés”

El actual catálogo de Musical Fidelity está estructurado en varias gamas de producto que abarcan desde la elitista –aunque con precios razonables si consideramos los parámetros en los que ahora mismo se mueve el audio High End más exclusivo- Nuvista hasta los ultracompactos, musicales y muy asequibles modelos V90. En lo que concierne a los productos que protagonizan el presente análisis, están integrados en la que podríamos denominar “clase media” de la firma británica y que abarcaría las series M6, M5, M3, M2 y MX. Hablamos, en consecuencia, de productos que juegan en un terreno donde la relación calidad/precio –siempre con una elevada exigencia de musicalidad- campa por sus respetos.

PVP 2.598 euros (conjunto)

Empecemos por la fuente, léase el reproductor de discos compactos con funcionalidad DAC M3scd, un producto de estética bastante agradable aunque con unos pulsadores frontales harto molestos –por pequeños y carentes de testigo luminoso- de manejar. Por otro lado, salta a la vista -ver foto del interior- que sus creadores no se han esforzado en demasía para dotarlo de una construcción mecánica en consonancia con un producto de sus aspiraciones y precio. Sin embargo, está claro que en lo que respecta a la circuitería los componentes y circuitos empleados han sido elegidos con buen tino porque los muy notables registros de que hace gala el M3scd en parámetros como la relación señal/ruido, la separación entre canales o el nivel de “jitter” (inferior a 135 picosegundos) no son de cara a la galería ya que influyen directamente en la escucha (calidez, precisión). Aquí entra sin duda en juego una circuitería de conversión D/A formada por un “chip” de tipo Delta-Sigma con aritmética de 24 bits y componentes de alta musicalidad rigurosamente seleccionados.

En cuanto a la mecánica de transporte, no es que sea un dechado de perfección que digamos –bastante tosca, para entendernos- pero cumple con su cometido pese a que en un producto de este precio habría exigir algo más elaborado (y menos ruidoso, aunque aquí todo es cuestión del dinero que el fabricante esté dispuesto a pagar por un componente habitualmente fabricado por terceros). El M3scd se completa con una funcionalidad DAC más bien básica por cuanto no es compatible con los formatos de archivo más potentes del momento, pero, de nuevo, no se puede negar que a nivel de calidad sonora no está nada mal. En este sentido, está claro que la idea de Musical Fidelity con este producto era ofrecer una fuente digital “clásica” con el añadido de una funcionalidad DAC mínimamente decente “para que no se diga”, puesto que son muchos los puristas del audio de toda la vida que en mayor o menor medida han incorporado Internet –en este caso vía descargas- a su particular “portafolio” de fuentes.

PVP 2.598 euros (conjunto)

Más interesante para mi gusto es el amplificador integrado M3si, pese a que, de nuevo, la construcción mecánica es también mediocre aunque al estar el interior más “poblado” tal mediocridad no se hace tan patente como en el lector digital. No es pródiga Musical Fidelity en lo que respecta los detalles relacionados con el diseño circuital del M3si, pero está claro que lo que tenemos aquí concuerda totalmente con lo que esperamos de la firma británica: sistema de alimentación bien dimensionado que garantiza una elevada capacidad de entrega de corriente, componentes activos y pasivos de alta calidad y una conectividad que incluso nos permite acceder a una funcionalidad DAC “mínima” (24 bits/96 kHz) vía USB. Hay también una entrada y una salida para señal de disparo de 12 V, así como un conmutador -cutre con ganas, hasta el punto de que cuando lo tocamos da la sensación de que se va a desencuadernar- que permite seleccionar la funcionalidad del juego de conectores RCA designado como AUX/HT.

El sonido: bien está lo que bien acaba

Pese a mis críticas sobre algunos aspectos formales –para mi gusto importantes, que conste; vamos, que ni de coña me compro un producto con aspiraciones High End en el que la parte mecánica no esté a la altura del resto- de nuestros invitados, no se puede negar que los dos “M3” suenan estupendamente –los escuché en Supersonido Barcelona acompañados por una pareja de columnas Q Acoustics Concept 500 con cableado QED de altos vuelos- porque desde los primeros acordes de música la calidez y la fuerza –el M3si “tira” que es un portento- marcan la pauta, con una fuente digital que pese a mantenerse en un discreto segundo plano desgrana con autoridad y soltura las informaciones contenidas tanto en discos compactos como en memorias USB.

PVP 2.598 euros (conjunto)

La curva de respuesta en frecuencia subjetiva es irreprochable, con unos graves incisivos y perfectamente definidos -incluso en las octavas más bajas- y, lo más importante, una total ausencia de fatiga auditiva que invita a realizar largas sesiones de escucha. Por su parte, la dinámica, está, en consonancia con esa “fuerza” a la que acabo de hacer referencia, fuera de toda crítica: en la mejor línea de Musical Fidelity, para entendernos.

BANCO DE PRUEBAS: Musical Fidelity M3scd+M3si

Personalmente considero que la relación calidad/precio del ampli es claramente superior a la del lector digital (de hecho, si se adquieren por separado cuestan lo mismo: 1.299 euros cada uno) y también que una marca con el prestigio de Musical Fidelity debería cuidar más la parte mecánica de productos de este precio, algo que en mi opinión se producirá de inmediato como consecuencia del cambio del cambio de propiedad de la marca al que me refería al principio.

CARACTERÍSTICAS

  • POTENCIA DE SALIDA DEL AMPLIFICADOR: 2×85 W RMS a 8 ohmios
  • RESPUESTA EN FRECUENCIA DEL AMPLIFICADOR: 10-20.000 Hz, +0 dB, -0’1 dB en Línea y 20-20.000 Hz, +/-1 dB en Fono (MM)
  • RELACIÓN SEÑAL/RUIDO DEL AMPLIFICADOR: mayor que 98 dB en Línea y mayor que 70 dB en Fono (MM )
  • FUNCIONALIDAD DAC DEL AMPLIFICADOR: hasta 24 bits/96 kHz
  • DIMENSIONES/PESO DEL AMPLIFICADOR: 440x100x400 mm (An x Al x P)/9’2 kg
  • RESPUESTA EN FRECUENCIA DEL LECTOR DE CD: 10-20.000 Hz (puntos de corte a -0’2 dB)
  • RELACIÓN SEÑAL/RUIDO DEL LECTOR DE CD: mayor que 117 dB
  • SEPARACIÓN ENTRE CANALES DEL LECTOR DE CD: 105 dB entre 20 y 20.000 Hz
  • FUNCIONALIDAD DAC DEL LECTOR DE CD: hasta 24 bits/192 kHz
  • DIMENSIONES/PESO DEL LECTOR DE CD: 440x100x380 mm (An x Al x P)/6’05 kg
  • WEB DISTRIBUIDOR: sarte-audio.com
  • PVP 2.598 euros (conjunto)

VALORACIÓN

CONSTRUCCIÓN: ***

DISEÑO: ****

PRESTACIONES: ****

CALIDAD SONORA: *****

CALIDAD/PRECIO: ****

VALORACIÓN ONOFF

+Sonido cálido, poderoso, ágil y bien definido con todo tipo de contenidos.

+Calidad de los componentes empleados, especialmente en el amplificador.

+Diseño bastante agradable pese a lo incómodo de los controles del lector de CD.

+Compatibilidad del amplificador con un amplio espectro de cajas acústicas.

+La funcionalidad DAC de ambos modelos es discreta pero efectiva.

-Calidad de la construcción mecánica –en especial la del lector de CD- muy mejorable.

-Sección de fono del M3si no compatible con cápsulas MC de baja salida.

ACERCA DEL AUTOR