Banco de pruebas DSPeaker Anti-Mode X4

Un ecualizador que podrá corregir automáticamente los problemas acústicos de nuestra sala, pero que hace mucho más: optimiza auriculares, tiene DAC y es un preamplificador, así es el DSPeaker Anti-Mode X4

DSPeaker AntiMode X4

Por muy bueno que sea nuestro equipo o nuestros altavoces, el sonido resultante dependerá de la sala donde estén instalados. No existe la sala con acústica perfecta, y si existiera desde luego no se parecería a una habitación o salón doméstico normal: de ahí que aparatos como el que traemos a nuestras páginas sean tan interesantes. El DSPeaker Anti-Mode X4 es capaz de medir la acústica de la sala y la respuesta en ella de nuestros altavoces, y aplicar diferentes correcciones para que podamos elegir la que más nos guste. Si usamos un sistema de cajas más cajones de graves, el Anti-Mode también ajustará unas y otros para un resultado acústico óptimo. No contento con todo eso, este aparato gracias a sus múltiples entradas analógicas y digitales, y a su convertidor DAC interno, nos permite usarlo como fuente digital y preamplificador. La marca dispone de algún aparato similar más sencillo pero este Anti-Mode «X4» representa su mejor esfuerzo para sistemas de nivel medio y alto.

DSPeaker AntiMode X4 micro

Tres en uno

El Anti-Mode X4 dispone de siete entradas digitales y tres analógicas. Las primeras son tres coaxiales, tres ópticas y una USB, que es la que soporta mayores resoluciones: además de PCM, también formato DSD128; conectividad más que suficiente para las fuentes de cualquier sistema. Las entradas analógicas son dos normales (RCA) y una balanceada (XLR) y puesto que el procesado del sonido es digital, nada más entrar sus señales son convertidas  por unos chip ADC (unos Burr Browm PCM1804). El procesado digital corre por cuenta de chips propietarios VLSI (la empresa finlandesa que fabrica el Anti-Mode) y a las salidas (para altavoces y subwoofer, tanto XLR como RCA) tenemos DAC también Burr Brown, los musicales PCM1792.

This slideshow requires JavaScript.

Nunca fue tan fácil conseguir un ajuste acústico óptimo: el DSPeaker Anti-Mode X4 lo hace todo él solo 

En el «kit» completo que analizamos viene un micrófono profesional calibrado, con un largo cable, y el trípode necesario para colocarlo en el punto de escucha. Basta conectarlo en el frontal, que también sirve como toma para auriculares (con su propia colección de efectos sonoros) y activaremos la corrección acústica. Se incluye un elegante y robusto mando a distancia en aluminio que permite controlar todo gracias a la pantalla de color frontal, donde podremos ver todos los parámetros e incluso las curvas de respuesta medidas y también las corregidas.

DSPeaker AntiMode X4

Corrección automática

Una vez colocado el micrófono y conectado el DSPeaker Anti-Mode X4 a la amplificación, nos aseguramos que no haya ruidos y activamos la medición. Como es habitual en este tipo de aparatos empieza la «melodía» de tonos de prueba y en pocos minutos el sistema nos avisa que está listo. Ahí será cuando los curiosos entrarán en el menú a ver qué ha medido y cómo ha corregido nuestra acústica. Los más prácticos se sentarán a escuchar su sistema… posiblemente como nunca hubieran pensado que sonaría en su sala.

DSPeaker AntiMode X4

Aunque corrige diferentes aspectos, lo más fácil de entender es lo que hace con los graves. Todas las salas tienen unas frecuencias de resonancia que, cuando los altavoces las excitan, provocan «bolas de graves» que emborronan el resto de la música. Es perfectamente visible en nuestro gráfico cómo justo en 50 Hz teníamos uno de esos modos: la respuesta «antes» tiene allí un pico de unos 10 dB, es decir, se multiplican por casi cuatro los graves en esa frecuencia. La curva corregida es perfectamente plana en esa zona, sorprendente. También podemos comparar la respuesta obtenida con unos monitores solos, que de esos 50 Hz para abajo dejan de tener tanto grave, con el resultado al añadirles el cajón de graves que los acompañan: la respuesta en graves se extiende notablemente y alcanza los 20 Hz, además de una forma notablemente lineal. ¿La música? Mucho más llena, mucho más clara, con graves rápidos y ágiles: el mismo equipo parece otro.

 

A destacar por ON OFF

+ Menús y funcionamiento sencillo e intuitivo.

+ Sistema de corrección muy potente y versátil.

+ Previo y DAC de excelente sonido y con gran conectividad.

+ Construcción excelente y mando a distancia de primera clase.

 

Datos Técnicos

TIPO: Procesador-ecualizador automatizado con convertidor DAC interno y funciones de preamplificador

Chips y procesadores: tres ADC Burr Brown PCM1804, tres DAC BB PCM1792, 1 VLSI1205 (Menús) y 6 VLSI1205 (procesado)

Entradas y salidas: 3 entradas analógicas (2 RCA y 1 XLR), 7 entradas digitales (3 coaxiales, 3 ópticas y 1 USB 2.0). Salidas digitales óptica y coaxial, analógicas principales (estéreo RCA y XLR) y para subwoofer (estéreo RCA y XLR)

Prestaciones: 104 dB (SNR+THD entradas analógicas), rango dinámico salidas XLR 126 dB. Voltaje de salida y sensibilidad de entradas ajustable

Dimensiones: 436 x 295 x 70 mm (An x Prof x Al) y 4’5 kg

Precio: 4.250 Euros

Más información: DSPeaker

ACERCA DEL AUTOR